miércoles, 21 de noviembre de 2012

Aumentar la longevidad sin tener que recurrir a la restricción calórica



Se ha descubierto que una hormona permite aumentar considerablemente la longevidad en ratones sin tener que recurrir a la restricción calórica.

En estudios anteriores se había mostrado que restringir la ingesta de alimentos, y más específicamente las calorías, aumenta la longevidad en diferentes tipos de animales. En un nuevo estudio, realizado por el equipo del Dr. Steven Kliewer, profesor de biología molecular y farmacología en el Centro Médico del Sudoeste, dependiente de la Universidad de Texas, se ha comprobado que los ratones transgénicos que producían mayor cantidad de la hormona conocida como FGF21 obtenían los beneficios proporcionados por la restricción calórica pero sin tener que limitar su ingesta de alimentos. El promedio de vida de los ratones con sobreproducción de esta hormona fue un 30 por ciento mayor para los machos y aproximadamente un 40 por ciento mayor para las hembras.

Para el estudio recién concluido, el promedio de vida se definió como el punto en el cual la mitad de los miembros de un grupo de prueba dado seguían vivos.

La FGF21 parece que proporciona sus beneficios de salud al aumentar la sensibilidad a la insulina y al refrenar una vía de señalización que cuando está excesivamente activa puede contribuir a la resistencia a la insulina, el cáncer y otras enfermedades.

La FGF21 es una hormona que secreta el hígado cuando la persona está en ayunas y que tiene por misión ayudar al cuerpo a adaptarse a este estado. Es uno de los tres factores de crecimiento que se consideran atípicos porque se comportan como hormonas.

    David Mangelsdorf, Yuan Zhang, y Steven Kliewer. (Foto: UT Southwestern MC)

En una investigación anterior se encontró que la FGF21 puede reducir el peso en ratones obesos. En este último estudio, los ratones con sobreproducción de FGF21 estuvieron delgados durante toda su vida y permanecieron así incluso mientras comían un poco más que los ratones de tipo silvestre.

La hormona tiene algunos inconvenientes: Los ratones con sobreproducción de FGF21 tendieron a ser más pequeños que los de tipo silvestre, y las hembras fueron infértiles. Aunque la densidad ósea de los ratones con sobreproducción de FGF21 fue notablemente menor que la de los de tipo silvestre, no pareció producirles efectos perjudiciales, y los ratones se mantuvieron activos en la vejez sin padecer fracturas óseas.

Obviamente, la menor densidad ósea y la infertilidad femenina requerirán investigaciones adicionales para determinar si es posible separar el efecto de aumento de la longevidad producido por la hormona de sus otros efectos no deseados.

En la investigación también han trabajado los doctores David Mangelsdorf y Yuan Zhang.


Fuente: http://noticiasdelaciencia.com