martes, 20 de noviembre de 2012

«¡Hola! Somos la humanidad y éste es nuestro mensaje»


El satélite EchoStar será lanzado hoy con cien imágenes que describen nuestro mundo por si lo encuentra una posible civilización extraterrestre



                                 Los discos de silicio con las imágenes

¿Qué puede describir mejor a la humanidad, cuál sería nuestra mejor tarjeta de visita? ¿Un conjunto de ecuaciones matemáticas, la explicación de nuestro ADN, información en código binario de nosotros mismos y el mundo que nos rodea? Un grupo de científicos, filósofos y artistas ha escogido otra forma de presentarnos ante una posible civilización extraterrestre, un legado que quizás pueda sorprender a algunos, pero que, sin duda, resulta hermoso y poético. Son cien imágenes de lugares, acontecimientos y fenómenos de nuestro planeta, en blanco y negro, guardadas en discos de silicio recubiertos de oro que viajarán en el satélite de comunicaciones EchoStar XVI, que será lanzado este martes desde desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán.


El proyecto, denominado The Last Pictures (Las Últimas Fotografías) supone algo así como enseñar nuestro álbum de fotos a un visitante que se nos acerca por primera vez. Esto es lo que somos, para bien y para mal. Durante cuatro años, un equipo formado por artistas, geólogos, matemáticos, filósofos, etc. seleccionó las fotografías que creían más representativas hasta quedarse con cien. En la colección se encuentran el retrato de las herramientas que se utilizaron para la construcción de la bomba atómica, una tormenta de arena, un tornado, el retroceso de los glaciares, las pinturas rupestres de Lascaux y el lanzamiento de una cápsula Soyuz. También puede contemplarse un barco encallado, el viento entre las ramas de los árboles o la famosa tormenta de polvo de azotó Texas en la década de 1930. Entre las imágenes que nos reflejan como un espejo, un grupo de huérfanos refugiados en su primera visita al mar o unos inmigrantes tratando de cruzar la frontera de México con EE.UU. Algunas escenas son grandiosas, otras cotidianas.


El EchoStar XVI
Desde los discos dorados dentro de las naves Voyager con el dibujo de un hombre y una mujer desnudos y nuestra «dirección» para encontrarnos en el espacio, parece que seguimos sintiendo la misma necesidad de lanzar al Universo un mensaje en una botella. Quizás, quien sabe, dure lo suficiente para que alguien, aún un desconocido, sepa quiénes somos o, si este encuentro ocurre dentro de mucho tiempo, quienes fuimos esos seres que, en otro tiempo, habitaron el planeta Tierra. El caso, de una u otra forma, es perdurar.

Fuente: http://www.abc.es