jueves, 25 de octubre de 2012

EE.UU. quiere reparar la "cerca" que protege a la Tierra de la basura espacial


 La Fuerza Aérea de Estados Unidos quiere reconstruir una cerca alrededor de la Tierra para evitar las presencias indeseables.



Suena como guión de una película de Hollywood para repeler alienígenas o asteroides, pero es un programa real que el ejército estadounidense busca implementar, con un costo estimado de 3.500 millones de dólares.
La “cerca espacial” es una serie de señales de radar administradas por la Fuerza Aérea que ha rastreado una creciente pila de piezas de cohetes y satélites y otros fragmentos de objetos hechos por el hombre, que deambulan alrededor de la tierra a miles de kilómetros por hora.
El ejército rastrea casi 20,000 piezas de “basura espacial”, pero la cifra real de material existente es casi 10 veces mayor a eso. Las piezas que necesitan ser atraídas son tan pequeñas como una pelota y tan grandes como un autobús.
A pesar del tamaño, los escombros son un peligro para las misiones espaciales tripuladas, como la Estación Espacial Internacional, y operaciones no tripuladas como los cientos de satélites que orbitan el planeta en cualquier momento.
Esos satélites hacen posible la televisión, los sistemas de geolocalización y el servicio celular, así que los retos cotidianos y comerciales de lidiar con el problema son altos. El ejército también opera las telecomunicaciones y otros satélites.
La tripulación de la Estación Espacial ha sido forzada a refugiarse en cápsulas de escape ante la posibilidad de ser golpeada por basura espacial en tres ocasiones. El último incidente ocurrió en marzo, cuando una pieza de escombros de un satélite ruso pasó cerca.

La Fuerza Aérea alertó a la NASA y a compañías de satélites privados sobre la posibilidad de colisión con “basura espacial”.
“Como cada colisión crea más y más objetos, el problema solo empeora cada vez y no mejorará con el tiempo”, afirma Scott Spence, director del Programa Barda Espacial de las Corporaciones Raytheon.
Como la vieja cerca de un rancho, la barda espacial de la Fuerza Aérea está desgastada y necesita restauración antes de que permita el paso de algo a través de ella.
Las compañías Contratistas Raytheon y Lockheed Martin compiten por un contrato de 3.500 millones de dólares para implementar un sistema mejorado que pueda identificar más y mejores piezas. Se espera que el anuncio del nuevo contrato ocurra a fines de este año.
“La barda tendrá una sensibilidad mayor, permitiéndole detectar, rastrear y medir un objeto del tamaño de una pelota de softbol orbitando a casi 2.000 kilómetros en el espacio”, señaló la Fuerza Aérea en un comunicado.
Las capacidades mejoradas también permitirán al ejército recibir evidencia de rupturas satelitales, colisiones y maniobras satelitales inesperadas, detalló la Fuerza Aérea.
En cuanto a los métodos para deshacerse de la basura espacial, parece que la tecnología aún no permite una solución.
“El espacio ofrece muchos retos. Los datos físicos por venir de cuánto espacio quieres cubrir si quieres limpiar los despojos alrededor de la Tierra es uno de enormes proporciones”, dijo el director del programa.
“Si puedes prevenir una colisión teniendo mejor fidelidad de lo que está pasando allá arriba, puedes prevenir que 4,000 se deriven de una colisión satelital, eso es más efectivo en costos que tratar de limpiar los 4,000 objetos después del hecho”, añadió.