jueves, 25 de octubre de 2012

No es un bulo, la aspirina es eficaz contra el cáncer de colon



La terapia con aspirina puede prolongar la vida de aquellos pacientes con cáncer colorrectal cuyos tumores tienen una mutación en un gen clave, mientras que no tiene efecto en los pacientes que no tienen dicha mutación, según un equipo de investigadores del Instituto de Cáncer Dana-Farber cuyo trabajo se publica en The New England Journal of Medicine (NEJM).


En el trabajo, que englobó a más de 900 pacientes con cáncer colorrectal, los investigadores observaron que, en los pacientes con tumores que albergaban una mutación en el gen PIK3CA, el uso de la aspirina alargaba la supervivencia: cinco años después del diagnóstico, el 97 por ciento de los pacientes que tomaban aspirina seguían vivos, en comparación con el 74 por ciento de los que no tomaban aspirina. Por el contrario, la aspirina no tuvo un impacto en las tasas de supervivencia a cinco años entre los pacientes sin mutación en PIK3CA.

Mutación genética

«Nuestros resultados sugieren que la aspirina puede ser particularmente eficaz en prolongar la supervivencia de los pacientes con cáncer colorrectal con una mutación en PIK3CA», afirma el autor principal del estudio, Shuji Ogino, del Dana-Farber. Sin embargo, Ogino advierte que los resultados deben ser replicados por otros investigadores antes de que puedan ser considerados como definitivos.


Aunque la aspirina se prescribe a menudo a los pacientes con cáncer colorrectal, los médicosdesconocían qué pacientes se iban a beneficiar realmente del tratamiento. Ahora, el nuevo hallazgo sugiere que el beneficio de supervivencia se limita a un 20 por ciento de pacientes, cuyos tumores tienen una mutación en PIK3CA. En el resto de pacientes, la aspirina puede ser utilizada, pero es probable que sea mucho menos eficaz y, a veces, puede producir úlceras y hemorragias gastrointestinales.

El estudio fue impulsado por investigaciones anteriores que sugirieron que la aspirina bloquea una enzima llamada PTGS2 (ciclooxigenasa-2), provocando una desaceleración en la actividad de señalización de otra enzima, la PI3K. Para realizar el estudio, los investigadores obtuvieron datos de 964 pacientes con cáncer de colon a partir de estudios de seguimiento de miles de personas. Los datos incluyeron información sobre el uso de los pacientes de la aspirina después del diagnóstico, y la presencia o ausencia de mutaciones de PIK3CA en el tejido tumoral.