martes, 30 de octubre de 2012

Canarias abre una puerta de bajo coste al espacio


El primer test pondrá a prueba un sistema de lanzamiento de microsatélites que se podrían utilizar para informar a la población durante emergencias

Dos de los impulsores del proyecto con el globo que llevará los satélites a la estratosfera / UPC

Mañana, desde Las Palmas de Gran Canaria, un grupo de investigadores españoles va a iniciar una nueva carrera del espacio. A las 8 de la mañana hora local (9 peninsular), desde la sede del Instituto para el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en Comunicaciones (IDeTIC) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), un equipo de esta institución y de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) realizará el primer lanzamiento de prueba para poner en órbita pequeños satélites de bajo coste. Si tiene éxito esta iniciativa, que forma parte del proyecto Wikisat, pondrá el espacio al alcance de muchas más personas y supondrá una oportunidad económica y de empleo al convertir a Canarias en el primer lugar en proporcionar acceso de bajo coste al espacio.

“Se podrían enviar satélites específicos para emergencias que darían información actualizada al momento”

El proyecto, dirigido por Joshua Tristancho, profesor de la Escuela de Ingeniería de Telecomunicación y Aeroespacial de la UPC, se basa en el concepto de los femtosatélites, unos artefactos diminutos, de menos de 100 gramos de peso, con capacidad para realizar misiones específicas de corta duración. Estos satélites se llevan al espacio en dos fases. En primer lugar, un globo los transporta hasta la estratosfera, a unos 32 kilómetros de altura, para rebasar las capas más densas de la atmósfera y las más difíciles de remontar. A partir de ahí, un pequeño cohete que podría caber en el maletero de un coche, de unos cuatro kilos, es capaz de llevar el femtosatélite hasta su órbita definitiva a 250 kilómetros de altitud.

“Además de ahorrarte las capas más densas de la atmósfera, al lanzar los satélites con un globo también evitas buena parte de la burocracia que supone lanzar un cohete grande desde tierra”, explica Javier Pérez, investigador del IDeTIC y responsable de los sistemas de seguimiento, telemetría y control, que permitirá supervisar todos los parámetros de la lanzadera durante su vuelo. “Eso sí, para reducir un satélite, sus sistemas de comunicación o sus baterías hasta el peso y las dimensiones necesarias para que se pueda lanzar con un cohete tan pequeño, hay que renunciar a algunos componentes e hilar muy fino”, añade Pérez.

Estos satélites servirán, por un lado, para probar componentes que después se van a instalar en misiones de mayor tamaño. “Ahora tienes que esperar dos años para incluir ese componente en el lanzamiento de una misión más grande. Este sistema de bajo coste permitiría planificar lanzamientos en dos meses para componentes que se tienen que probar muchas veces”, indica Tristancho.

Satélites que solo duran dos semanas

Otra de las utilidades serán las misiones breves y específicas, algo que puede tener interés, por ejemplo, para la gestión de catástrofes. “Hasta ahora, cuando hay una emergencia, se utilizan los grandes satélites que ya están en órbita para obtener imágenes e información”, cuenta Tristancho. “Con los femtosatélites se podrían enviar satélites específicos para cada emergencia que además proporcionarían en el momento información actualizada a los afectados”, afirma. Una vez cumplida la misión, en unas dos semanas, el satélite volvería a entrar en la atmósfera y se desintegraría sin producir peligrosos residuos como otros artefactos de mayor tamaño.

Los wikisatélites no sustituirán a los grandes proyectos, pero supondrán una alternativa para otros de menor tamaño

Esta nueva carrera espacial que arranca en Canarias quiere ayudar a introducir un planteamiento alternativo a la industria aeroespacial tradicional, impulsada por agencias estatales, descomunal, extremadamente cara y poco eficiente. Los wikisatélites no sustituirán a los grandes proyectos, pero supondrán una alternativa para proyectos de menor tamaño y serán una oportunidad para que empresas privadas se animen a emprender proyectos aeroespaciales asequibles. Además, este proyecto tiene una filosofía de código abierto, como el simulador Moon2.0 diseñado por el investigador de la UPC Juan Martínez específicamente para misiones espaciales de bajo coste. Este sistema permite que todo el que quiera pueda utilizarlo e introducir los cambios que considere oportunos.

El lanzamiento de mañana, que se podrá seguir en la web del IDeTIC o en su cuenta de Twitter, solo será una prueba y no pondrá ningún satélite en órbita, pero forma parte de todo un programa espacial que han desarrollado IDeTIC y la UPC desde hace dos años. Canarias aspira a convertirse en el Cabo Cañaveral o el Baikonur del ‘low cost’.

Fuente: http://esmateria.com