viernes, 2 de noviembre de 2012

Completada la salida extravehicular americana número 20


Los astronautas Suni Williams y Aki Hoshide efectuaron el 1 de noviembre una salida extravehicular (EVA) desde el segmento estadounidense de la estación espacial internacional para llevar a cabo una reparación en el sistema de refrigeración. La EVA americana número 20 se inició a las 12:23 UTC, con la despresurización del módulo Quest, y la apertura de la escotilla exterior 5 minutos después.

(Foto: NASA TV)

El sistema de refrigeración por amoníaco afectado se halla en una zona de distribución de energía eléctrica, en el segmento P6 (Canal 2B). Sirve para eliminar el calor generado por la producción eléctrica de los enormes paneles solares y es independiente del sistema de refrigeración general de la estación. Emplea un radiador, por cuyo interior circula el fluido de amoníaco. En el año 2006 los ingenieros descubrieron en este circuito una pequeña fuga, que precisó en 2011 de un rellenado del circuito. Según las estimaciones, esta operación no debería haberse repetido hasta 2015, pero en junio de este año se detectó que la fuga había aumentado, amenazando con vaciar el circuito a finales de 2012. La NASA decidió entonces efectuar una salida espacial no prevista para reconocer la zona y aislar el circuito sospechoso, desplegando al mismo tiempo un viejo radiador que ya no se utilizaba desde 2007, lo que daría tiempo a los ingenieros a revisar el sistema primario sin interrumpir el servicio. Sunita y  Aki eran los más indicados para ello, así que recibieron las instrucciones necesarias para preparar la excursión.

 Una vez en el exterior, los dos astronautas se dirigieron al segmento P6, y allí retiraron una cubierta para acceder a las válvulas que permitirían cerrar el flujo de amoníaco del circuito afectado. Después, se reconectó el sistema de refrigeración del canal 2B al otro radiador, que se desplegaría sin problemas por orden de tierra.

Antes de regresar al módulo Quest, revisaron la articulación SARJ de aquella zona (la que hace girar los paneles solares para seguir el movimiento del Sol), y fotografiaron los equipos. La EVA concluyó con la entrada en el Quest, con una duración de 6 horas y 38 minutos.



Fuente: http://noticiasdelaciencia.com