viernes, 2 de noviembre de 2012

PSEUDOCIENCIA Y ARQUEOLOGÍA EN ESPAÑA


La arqueología española tras los sucesos de Iruña Veleia, de la Campa Torres y de Gijón Proyecto de Arqueología, entre otros muchos, se ha convertido en buena medida en pseudoarqueología.


¿Y qué entendemos por pseudoarqueología o arqueología esotérica o paranormal?. Siguiendo a Don Santiago David Domínguez Solera:  "Antes de entrar en una discusión al respecto del intrusismo pseudocientífico en la Arqueología española, se hace necesario que clarifiquemos el significado de ciertos conceptos ya que, muchas veces se utilizan en la bibliografía de forma confusa y se consideran sinónimas palabras con ciertos matices claves para el buen entendimiento de la argumentación."

Continuamos: Pseudociencia significa literalmente “falsa ciencia”. Su definición se construye por oposición a la de Ciencia.

Estimados amigos, lectores y seguidores; en base a la pseudociencia y a la arqueología esotérica o paranormal y con el patrocinio del tenebroso organismo de la UAM se inventó una Vía de la Plata que llegaba nada menos que hasta Gijón; hecho denunciado por tres catedráticos de universidades distintas y afirmación no avalada por miliario o mapa alguno conocido asi como por cualquier otra evidencia de resto tangible. Se inventó que la fortificación costera de Gegionem era la Gigia que Ptolomeo y el documento de la Nodicia de  Kesos asi como la evolución fonética sitúan en Cegia-León.
La lista de sus atentados es interminable. Habría que añadir la grotesca falsificación ejecutada en el yacimiento de Iruña Veleia y avalada nada menos que con un dictamen científico-técnico firmado por alguno de los mas altos Sumos Sacerdotes de Cantoblanco.
Los restos del poblado cilúrnigo de la Campa Torres, expoliados y envueltos en papel higiénico,salieron fuera de Asturias en dirección desconocida; hecho que hay que enmarcar en la campaña de la destrucción planificada de la Cultura Castreña.

No contentos con sacarse de la manga una Vía de la Plata en Asturias inventaron una Vía del Oro cogiendo como conejillo de indias para su adulteración a una neófita arqueóloga capaz de firmar cualquier cosa con tal de abrirse paso en un mundo férreamente controlado por corporativas pirámides que conducen al vértice del poder Cantoblanquiano.

Asistimos estupefactos al cambalache de la silla romana que resultó ser la de un fraile del barroco y en base a un depósito de agua, a un miserable aljibe, los Sumos Pontífices de la Arqueología Esotérica dictaminaron que la fantástica Gigia cantábrica igualaba en esplendor a Roma, Pompeya y Herculano aunque eso sí, a falta de calles tan  siquiera, estaria conformada............por un poblamiento disperso de tipo rural tipo Somió ....................

La audacia de la Pseudociencia no conoce límites y cuenta con los poderosos altavoces de los medios de comunicación mas potentes incluidos diarios regionales y nacionales aprovechándose del escaso o nulo conocimiento de los periodistas sobre tales cuestiones.

Sí, ya hemos hablado de la lista interminable de sus maquinaciones y de sus atentados y no queremos dejar en el tintero la falaz reinterpretación de las dataciones de radiocarbono que el laboratorio norteamericano Beta-Miami  dictaminó para las defensas lineales del Puerto de Mesa y Homón de Faro o el intento baldío y contra toda evidencia de retrasar los castros asturianos a la época romana como sino hubieran existido antes.
¿Qué ha pasado con los restos altomedievales de Argandenes que esta cohorte de pícaros pretendieron hacer pasar por romanos y mas tarde reculando por tardorromanos? Están secuestrados desde hace años en uno de sus siniestros laboratorios, desaparecidos, y esperando toda suerte de pretidigitadores  manejos similares a los sufridos en los ostrakones veleyenses.
Las fuentes de Oviedo y aún el Prerrománico entero, su presa más codiciada, su deseo más oculto, esperan el turno para mediante fantástica metamorfosis pasar a ser romanas en un auténtico atentado sin parangón en la historia no ya de la arqueología europea sino mundial.

 La pseudociencia es “cualquier conjunto de conocimientos, métodos, creencias o prácticas que, alegando ser científicas, en realidad no se rigen por el método científico y usualmente se encuentran en conflicto con el consenso tradicional de la ciencia. Sus principales características son: el empleo de afirmaciones vagas, exageradas o indemostrables, la autoconfidencia en vez del criticismo y la ausencia de algún progreso en el desarrollo de la teoría.” (González, 2008: 31).

Apliquen tan magnífica definición a los hechos acontecidos hasta la fecha y maquinados en la Universidad Autónoma de Madrid y podemos afirmar sin lugar a dudas que la arqueología española está dominada por una secta al servicio de una causa político-ideológica.

Todo aquello que se aparte de su Santísima Trinidad mozarabita: Roma, Reino Godo Toledano y Reyes Católicos sufrirá una persecución implacable y aquel que ose levantarse será conducido  penitente al cadalso del ostracismo mediático y académico; sencillamente nunca mas podrá investigar o publicar y su carrera finaliza en el mismo momento en que colisiones con sus dogmas.

Sí señores no piensen Vds en exageración alguna pues aún me quedo bien corto y para muestra ahí tienen Vds la historieta del pastor visigodo errante que se han sacado de la manga para suplantar al emir fundador de Medina Mayrit , Muhammad I, o la destrucción generalizada de los restos islámicos en la capital española para borrar cualquier huella de una civilización que les dominó durante siglos.

Es por eso que los organismos internacionales tienen que intervenir y desde aquí saludamos la fructífera intervención de la UNESCO ante las múltiples denuncias sufridas por el abandono y el deterioro de los monumentos prerrománicos durante las admnistraciones de la FSA-PSOE conchabados con la UAM en la maquinación propagandística de Gijón Proyecto de Arqueología o en la de la Vía de la Plata para chupar fondos de la Unión Europea.

PSEUDOARQUEOLOGÍA Y PSEUDOCIENCIA, LA ARQUEOLOGÍA FANTÁSTICA

Los pseudoarqueólogos serían aquellos que llegan a afirmaciones sobre el pasado humano vagas e indemostrables a través de datos inventados y pruebas falsas. Típicamente entrarían en este cajón aquellos estudios en los que se incluye lo esotérico y mágico como parte del método o en las conclusiones. También son Arqueología pseudocientífica aquellas investigaciones que utilizan conscientemente datos falsos o adaptados con el objetivo de apoyar con ellos una determinada teoría fraudulenta con fines ajenos al de aproximarnos al conocimiento cierto del pasado.

4. HISTORIA DE LA PSEUDOCIENCIA EN ESPAÑA.

   Las aseveraciones pseudoarqueológicas suelen difundirse a través de publicaciones y programas cuyo contenido pseudocientífico abarca varios campos: curandería, parapsicología, ufología, etc. A finales del franquismo, los medios de prensa estaban plagados de noticias escritas por pseudocientíficos; esta moda continuó durante unos años y progresivamente las redacciones dejaron de publicarlas por la recurrencia y la reiteración de los temas. (Gámez, 2002: 31).

http://lurmenversusuam.blogspot.com.es/2012/08/capitulo-10-iruna-ve...

http://www.veleia.com/noticia_detallada.php?niv=6&noticia=40

La culpa de que los programas sobre misterios y falsa ciencia se emitan en televisión no la tienen los presentadores o directores de los mismos, tampoco del público, al menos directamente, por demandar este tipo de espacios. En realidad el pecado es de las propias cadenas al apostar por la pseudociencia, viendo en ella un producto sensacionalista, como los programas del corazón, mediante el que se pueden obtener suculentos y rápidos beneficios. TVE, en los años setenta, dio voz a Jiménez del Oso y a “Más Allá”, “Viaje a lo Desconocido” y otros programas parecidos. Muy ilustrativa al respecto del efecto generado en España, en su día, por este caballero es la opinión de Javier Armentia (2007: 114):

“El doctor Jiménez del Oso presentaba sorprendentes casos que, a lo largo de todo el mundo, parecían contradecir la idea de que vivimos en un mundo en el que la ciencia lo va explicando todo. Descubríamos, sin duda ayudados por la presencia terriblemente seria, la voz grave y el discurso muy adjetivado y con numerosas pausas que constituía el estilo inconfundible del conductor del programa, que las antiguas civilizaciones planteaban misterios que sólo podían explicarse con visitas de astronautas —constructores de pirámides, estatuas pétreas en la isla de Pascua, pistas para el aterrizaje de astronaves en las pampas de Nazca...— o con la existencia de poderes paranormales más allá de la psicología científica —clarividencia, precogniciones, poderes telequinésicos, telepatía...— o, acaso, con la influencia directa de seres desencarnados del más allá que habitaban lugares sagrados, antiguos edificios o cementerios.”

Fuente: http://www.historiayarqueologia.com