lunes, 29 de octubre de 2012

«Sandy» provoca la evacuación de al menos 375.000 personas en Nueva York


Las autoridades ordenan el desalojo en las zonas de riesgo por los vientos huracanados. La ciudad de los rascacielos se queda sin transporte público

Nueva York espera con nerviosismo la llegada de «Sandy»

El huracán «Sandy», con rachas de viento de más de 120 kilómetros por hora, ha provocado la evacuación de al menos 375.000 personas en las zonas de riesgo y distritos de Nueva York, según ha anunciado el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg. «Es una tempestad seria y peligrosa», ha justificado Bloomberg en rueda de prensa. Además, la ciudad de los rascacielos se ha quedado este domingo sin metro, tren y autobús por los vientos huracanados. Las escuelas permanecerán cerradas este lunes de la misma forma que la Bolsa de Wall Street.


La bolsa de Nueva York cerrará este lunes totalmente, y posiblemente también el martes debido a la llegada del huracán "Sandy", según anunció hoy a última hora de la noche del domingo. Inicialmente, la bolsa neoyorquina (NYSE) había dicho que cerraría las operaciones físicas, pero mantendría abiertas las electrónicas.

Sin embargo, NYSE señaló en un comunicado emitido poco antes de medianoche (04:00 GMT) que las "peligrosas circunstancias" que ha creado el huracán harán "extremadamente difícil" asegurar la seguridad de su personal.

Transporte público suspendido

Más de 7.000 vuelos han sido cancelados en Washington, Filadelfia y Nueva York por la llegada del huracán «Sandy». Además, el transporte público de la ciudad de Nueva York y sus alrededores quedará suspendido a partir de este domingo por la noche para evitar los efectos del paso del huracán «Sandy», ha anunciado el gobernador del Estado, Andrew Cuomo. Los metros, autobuses y trenes de cercanías de la Autoridad Metropolitana de Transportes (MTA) de Nueva York dejarán de funcionar de forma progresiva a las 19.00 horas local (23.00 GMT), y su reapertura dependerá de la evolución de la tormenta, según explicó Cuomo en un comunicado.

Según la MTA, los trenes de cercanías hicieron sus últimas salidas a las 23.00 GMT, mientras que dentro de la ciudad el metro comenzó a esa misma hora a reducir la frecuencia y los autobuses a partir de las 1.00 GMT del lunes.

Evitar el caos

El gobernador añadió que la decisión no ha sido fácil, pero recalcó que «la primera prioridad» es garantizar la seguridad de la población, por lo que «la mejor forma de lograrlo» es haciendo que estén fuera de peligro antes de que lleguen los vientos huracanados de «Sandy» y «causen el caos en trenes y autobuses».

El cierre permitirá al personal de la MTA realizar los preparativos necesarios para asegurar el material y la infraestructura ante la llegada de «Sandy». La suspensión de la MTA es por un periodo indefinido, ya que el transporte público solo volverá a funcionar «cuando sea seguro hacerlo y tras una inspección cuidadosa de vías y equipos», detalló la nota.

Según la MTA, el servicio podría reanudarse unas doce horas tras el final de la tormenta, que según los meteorólogos podría ocurrir entre la noche del martes y la mañana del miércoles.


Aunque tras su paso mortal por Cuba pareció debilitarse y se convirtió en tormenta tropical, en su boletín dominical, el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU. ha alertado que «Sandy» producirá inundaciones peligrosas en la costa central del Atlántico, incluido el brazo de Long Island (estado de Nueva York) y la zona del puerto de Nueva York (el área de agua comprendida entre la desembocadura del río Hudson y el puente de Verrazano).

El epicentro de «Sandy» avanza en paralelo por la costa sureste de EE.UU.

El centro del huracán se encuentra en la latitud 32,5 grados norte y la longitud 72,6 grados oeste, a unos 420 kilómetros al sureste de Cabo Hatteras (Carolina del Norte) y a unos 575 kilómetros al sur de la ciudad de Nueva York. Se mantiene en alerta gran parte de la costa de Carolina del Norte y Bermudas con condiciones equivalentes a las de una tormenta tropical, mientras «Sandy» sigue avanzando a 22 kilómetros por hora hacia el noreste (45 grados) y se espera que durante todo el domingo mantenga ese rumbo.
Así, el epicentro de «Sandy» avanzará en paralelo por la costa sureste de EE.UU. durante este domingo y lunes. Se espera un giro al norte y luego al noroeste esta noche y mañana temprano, con lo que el centro de «Sandy» podría estar cerca de la costa el lunes por la noche, según el CNH.

Este organismo alertó además de que, antes de tocar tierra, «Sandy» podría cruzarse con un frente de baja presión, sin que ello vaya a hacer que se debilite: «De hecho, es previsible un pequeño fortalecimiento durante ese proceso», para perder fuerza una vez que haya tocado tierra.

Por ello, varios estados de la costa atlántica central y de Nueva Inglaterra han emitido alertas por fuertes vientos y la ciudad de Nueva York acelera los preparativos para hacer frente a la tormenta. Con unos vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora y rachas superiores, «Sandy» es ahora un huracán de categoría 1 sobre un máximo de 5 en la escala de Saffir-Simpson.

Los expertos alertan de que son previsibles vientos huracanados en lugares de la costa estadounidenses entre Chincoteague (Virginia) y Chatham (Massachusetts). Esto incluye la bahía de Delaware, la costa del norte de la península de Delmarva, Nueva Jersey, el área de la ciudad de Nueva York, Connecticut y Rhode Island.



Sigue en directo cómo llega el huracán Sandy a Nueva York con la webcam de la Estatua de la Libertad.
http://www.earthcam.com/usa/newyork/statueofliberty/?cam=liberty_hd

Fuentes: http://www.abc.es
             http://noticiasdelaciencia.com
             http://fr.euronews.com