martes, 16 de octubre de 2012

Estudian un filamento de materia oscura en 3D por primera vez


Cúmulos de galaxias masivas


  Un equipo de astrónomos de la misión Hubble de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) ha estudiado por primera vez un filamento de materia oscura en tres dimensiones. Los expertos han destacado que el objetivo de esta investigación es conocer si este filamento es representativo del resto de materia y si estas estructuras pueden contener más de la mitad de toda la masa en el Universo.

   El filamento, que se extiende 60 millones de años luz, es parte de la red cósmica que constituye la estructura a gran escala del Universo y es una reminiscencia de los primeros momentos después del Big Bang. La teoría del Big Bang predice que las variaciones en la densidad de la materia en los primeros instantes del universo llevó a la mayor parte de la materia en el cosmos a condensarse en una maraña de filamentos.

   Esta opinión es apoyada por simulaciones por ordenador de la evolución cósmica, lo que sugiere que el universo está estructurado en largos filamentos que conectan entre sí a las ubicaciones de los cúmulos de galaxias masivas. Sin embargo, estos filamentos, aunque extensos, son principalmente de materia oscura, que es muy difícil de observar.

   La identificación de una sección de uno de estos filamentos se hizo a principios de este año. Ahora, un equipo de astrónomos ha ido más allá al sondear su estructura en tres dimensiones. "Ver a un filamento en 3D elimina muchos de los problemas que surgen del estudio de la imagen plana de tal estructura", ha apuntado una de las autoras, Mathilde Jauzac.

   La científica ha apuntado que "los filamentos de la red cósmica son enormemente extendidos y difusos, lo que los hace muy difíciles de detectar, por no hablar de estudiarlos en 3D".

   Así, para lograr este estudio, el equipo combinó imágenes de alta resolución de la región en torno al cúmulo masivo de galaxias J0717.5 3745. El análisis de estas observaciones ofrece una visión completa de la forma del filamento que se extiende desde el cúmulo de galaxias casi lo largo de la línea de visión.

   Los resultados obtenidos de este trabajo permitirán marcar los límites de las predicciones hechas hasta ahora por trabajos teóricos y simulaciones numéricas de la red cósmica. Los expertos esperan completar este trabajo cuando esté listo el James Webb Space Telescope, el sustituto de Hubble que se lanzará en 2018, que, según han señalado, será una herramienta poderosa para la detección de los filamentos de la red cósmica, gracias a su sensibilidad mucho mayor.

Fuente: http://www.europapress.es