martes, 2 de octubre de 2012

Animales marinos, ¿la clave contra las arrugas?



Los erizos y pepinos de mar pueden tener el secreto de la juventud al ser capaces de cambiar la elasticidad del colágeno


«Juventud, divino tesoro», dicen. Puede que este tesoro se encuentre en el fondo del mar. Unos pequeños animales, los erizos y pepinos de mar son capaces de cambiar la elasticidad del colágeno en el cuerpo, lo que podría ser la clave para mantener una apariencia juvenil y sin arrugas, según los científicos de la Universidad Queen Mary de Londres. El estudio ha sido publicado online en las revistas PLoS One y Endocrinología General y Comparada.

Los investigadores estudiaron los genes de animales marinos como erizos de mar y pepinos de mar (equinodermos). Encontraron unos genes de «moléculas mensajeras» conocidos como péptidos, que son liberados por las células y dicen a otras células en el cuerpo lo que deben hacer.


Según Maurice Elphick, líder del proyecto y profesor de Ciencias Biológicas y Químicas en Queen Mary, «probablemente el descubrimiento más emocionante de nuestra investigación fue encontrar los genes que codifican péptidos, que causan un rápido endurecimiento o ablandamiento del colágeno en las paredes del cuerpo de los pepinos de mar».

Contra el envejecimiento
A pesar de que los erizos y pepinos de mar no se parecen mucho a nosotros, en realidad estamos estrechamente relacionados con ellos. «A medida que envejecemos, los cambios en el colágeno causan arrugas en nuestra piel, así que si podemos averiguar cómo los péptidos provocan que la pared del cuerpo de un pepino de mar se vuelva rápidamente rígida o blanda, entonces nuestra investigación podría conducir a nuevas formas de mantener la piel joven y saludable».

Los científicos analizaron las secuencias de ADN de miles de genes en el erizo de mar púrpura Strongylocentrotus purpuratus y en el pepino de mar comestible Apostichopus japonicus y específicamente buscaron los genes que codifican las moléculas mensajeras de los péptidos.

Los rápidos avances en la tecnología utilizada para secuenciar los genes hacen posible la investigación. «Cuando el genoma humano fue secuenciado más de una década costó millones de libras - ahora todos los genes de un animal pueden ser secuenciados por sólo unos pocos miles de libras», dice Elphick.

«También encontramos que los erizos de mar tienen un péptido que es muy similar a la calcitonina, una hormona que regula nuestros huesos para asegurarse de que siguen siendo fuertes», añade. Así que será interesante averiguar si los péptidos tipo calcitonina juegan un papel similar de en criaturas de piel espinosa como los erizos de mar».

Los autores de la investigación creen que sus resultados pueden suponer el fundamento de avances médicos «que conduzcan a la mejora de la calidad de vida de las personas».

Fuente: http://www.abc.es/