miércoles, 3 de octubre de 2012

Antiguos egipcios fabricaron prótesis ortopédicas



                  Con la prótesis era posible andar largas distancias. (Foto: Archivo)




Los antiguos egipcios fabricaban prótesis ortopédicas para ayudar a caminar a las personas con amputaciones en las extremidades inferiores. Una prótesis del dedo gordo del pie encontrada en una momia en Tebas (cerca de la actual Luxor) es considerada la más antigua usada por los humanos.
Una investigación realizada a la pieza, exhibida en el Museo Egipcio, demostró que el dispositivo no solo funcionaba, sino que lo hacía muy bien y sin causar molestias o lesiones colaterales a quienes lo usaban, a pesar de la simplicidad de su fabricación.
Los arqueólogos estiman que la prótesis fue fabricada durante el Imperio Medio y perteneció a la hija de un alto funcionario a la que fue preciso amputar un dedo del pie porque padecía de diabetes.
Su elaboración comportaba una dificultad adicional, ya que las sandalias eran en aquella época el calzado de uso común, pero los ortopédicos se las ingeniaron para fijarla a una banda de cuero que se ataba al pie y permitía caminar sin provocar roces o irritaciones en zonas aledañas.
Según un reporte del Centro de Egiptología Biomédica de la Universidad de Manchester, pruebas realizadas con la ayuda de dos voluntarios en el Reino Unido mostraron que con la prótesis era posible andar largas distancias descalzo o calzado.
Los dos voluntarios coincidieron en que se sintieron especialmente cómodos con la prótesis del museo de El Cairo, que tiene una bisagra para facilitar el movimiento, un borde frontal biselado y una parte inferior aplanada.
El ensayo fue verificado y difundido como exitoso por el Journal of Prosthetics and Orthotics (Diario de Prótesis) del Reino Unido, una publicación especializada en el tema y poco dada al sensacionalismo.