sábado, 13 de octubre de 2012

Lanzados dos nuevos satélites Galileo para formar el GPS europeo


La puesta en órbita, desde la Guyana Francesa, se ha desarrollado con éxito


La primera miniconstelación, con cuatro satélites, permitirá ensayar su operación

El lanzamiento de dos nuevos satélites Galileo, desarrollado con éxito a las 20.15 de hoy (hora peninsular), junto con los dos que ya están en órbita, permitirá formar la primera constelación completamente operativa de este sistema de GPS europeo y realizar todas las pruebas para verificar su funcionamiento. El lanzamiento se realiza con un cohete ruso Soyuz desde la nueva plataforma de estos lanzadores en la base de laAgencia Europea del Espacio (ESA), en la Guyana Francesa. El Galileo estará operativo para los usuarios a mediados de esta década, aunque aún no esté completa en el espacio la constelación de satélites prevista. Los dos satélites que ahora deben partir al espacio serán los primeros que lleven antenas de búsqueda y rescate del sistema internacional de emergencia Cospas-Sarsat para aviones y barcos en dificultades.

Para determinar con precisión una posición con este sistema se necesitan, como mínimo, cuatro satélites: tres para fijar la latitud, longitud y altitud del usuario y el cuarto para proporcionar una referencia temporal, informa la ESA. Así, con el lanzamiento de los dos satélites llevado a cabo hoy, más los dos puestos en órbita hace un año, se forma una miniconstelación operativa. Con más satélites se obtiene mayor precisión en la localización del usuario.

           Ilustración de un satélite del sistema de GPS europeo Galileo. / ESA

El Galileo completo estará formado por 27 satélites operativos (más tres de reserva en órbita) a una altura de 23.223 kilómetros sobre la superficie terrestre, cumpliendo una vuelta completa al planeta cada 14 horas. Es una órbita intermedia que se ha elegido porque es relativamente estable y los satélites giran alrededor del planeta relativamente despacio. Una órbita más baja exigiría más satélites para garantizar la misma cobertura y una más alta reduciría el alcance de la misma. Los satélites estarán en tres planos orbitales diferentes de manea que el Galileo dará cobertura en toda la superficie terrestre, incluidas las regiones polares. El sistema europeo de posicionamiento global por satélite será interoperativo con el GPS estadounidense y con el Glonass ruso.

El Galileo es un programa de colaboración entre la ESA y la Unión Europea. La primera se encarga del desarrollo tecnológico del sistema y cofinancia con la UE los cuatro primeros satélites y la validación del sistema en órbita, mientras que de la UE financia el despliegue del resto de los equipos orbitales y las instalaciones en tierra con un coste de 2.400 millones de euros. Harán falta 1.900 millones más en el presupuesto multianual de 2014-2020 para los satélites restantes, informa la ESA. La operación anual del Galileo costará unos 800 millones de euros. En el desarrollo y construcción participan las grandes empresas del sector aeroespacial, incluidas varias españolas.
Así funciona el GPS

Cada satélite del sistema Galileo emite una radioseñal en microondas que contiene información temporal (el momento de emisión) y la posición orbital del satélite en ese instante. La señal viaja a la velocidad de la luz y el receptor puede determinar la distancia precisa recorrida calculando la diferencia de tiempo entre el momento de emisión y el de recepción. El principio es el mismo, explica la ESA, que cuando uno estima la distancia de una tormenta contando los segundos transcurridos entre la luz del relámpago y el ruido del trueno. Combinando las señales de varios satélites simultáneamente uno puede determinar su localización con su receptor y cuantos más satélites haya, la precisión de la medida el mayor, aunque la señal de cuatro es el mínimo requerido.
Las estaciones en Tierra del sistema son necesarias para controlar los satélites, mantener sincronizados correctamente los relojes de la constelación y corregir cualquier desviación sobre los tiempos o las posiciones de los equipos en órbita.

Fuente:elpais.com